¿Qué quiere Dios mientras Esperas una Respuesta?



“Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe”.  Salmo 37:7a (NTV)

¿Qué quiere Dios que hagas mientras estás esperando una respuesta a tu oración?

Salmos 37:7 dice: “Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe” (NTV). Dios quiere que esperes pacientemente su respuesta a tu oración.

-

¿Te has dado cuenta de que no nos importa esperar mientras podamos quejarnos cuando esperamos? No nos importa esperar en la fila mientras podamos quejarnos y renegar acerca de lo malísimo y desorganizado que es el gobierno.

Pero Dios dice, “quédate quieto”.

Como los niños de dos años, tenemos inquietud espiritual mientras estamos esperando que Dios responda una oración. Nos ponemos nerviosos e intranquilos. Queremos saltar y/o hacer algo. Pero Dios dice, “espera pacientemente, quédate quieto. Obsérvame actuar. No estés nervioso, y no intentes hacer las cosas por tu cuenta”.

-
Y, no cometas el error de Abraham en el Antiguo Testamento de intentar responder tu propia oración. ¡Eso causará todo tipo de problemas! Un día Dios le dijo a Abraham que lo haría padre de una gran nación. Sólo habían dos problemas: Abraham tenía 99 años, y no tenía heredero. Abraham vio su propio cuerpo y dijo, “¡De ninguna manera!” Y vio a su esposa Sara, que era infértil, y dijo, “¡Doble problema! Eso no va a suceder”.
-

Así que Abraham tomó las riendas en sus manos y tuvo un hijo con Agar la criada de su esposa. Abraham dijo, “¡Aquí está la respuesta a la oración! Tengo un hijo a los 99 años. Su nombre será Ismael”. Dios dijo, “No, no. te has equivocado. Esa no es mi respuesta a la oración. Esa es tu respuesta a la oración. Yo tengo a un hijo que viene por milagro, y Sara será su mamá. Tú le llamarás Isaac”. Isaac significa “risa”. Cuando Sara escuchó que ella sería madre, la Biblia dice que ella se rio a causa de su incredulidad.

Pero Dios, ríe de último. Isaac nació, y comenzó una intensa rivalidad entre él e Ismael que estamos pagando todavía. La tensa relación entre judíos y árabes comenzó porque Abraham intentó responder su propia solicitud de oración.

Cuando intentes responder tu propia oración, estás buscando problemas. En lugar de eso, espera pacientemente, y observa actuar a Dios.

No hay comentarios