Cinco Formas de Relajarse en la Gracia y el Amor de Dios



-
-
“Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios”.  Hebreos 12:15a (NTV)

¿Cómo aprendes a relajarte en la gracia liberadora de Dios?

1. Date cuenta que nadie es perfecto.

El Salmo 119:96 dice, “Aun la perfección tiene sus límites, pero tus mandamientos no tienen límite” (NTV). Lo que la sociedad te dice no es perfecto. Lo que la opinión popular te dice no es perfecto. Lo que aprendes mientras estás creciendo no es perfecto. Pero la Palabra de Dios es perfecta. Cuando profundizas en la Biblia y construyes tu vida en ella, tendrás cimientos perfectos.

-

2. Disfruta del amor incondicional de Dios.

La Biblia dice, “Miren con cuanto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡ y eso es lo que somos!” 1 Juan 3:1 (NTV). Cuando te conviertes en un seguidor de Cristo, ya no solo eres un sirviente de Dios. Eres el hijo del Rey. Los sirvientes son aceptados con base en lo que hacen; los hijos son aceptados por quienes son. El sirviente comienza el día ansioso y preocupado de que su trabajo complazca a su amo, los hijos descansan en el amor seguro de sus familias. Un sirviente es aceptado por su destreza en el trabajo, un hijo es aceptado por su parentesco.

-

3. Deja que Dios se haga cargo.

¿Qué haces con las cosas incontrolables de la vida? “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes” 1 Pedro 5:7 (NTV). Cuando pones en Él toda la ansiedad, llega un momento en que tienes que quitar tu dedo del botón y dejarlo ir. La esencia de poner es dejar ir, para vencer el perfeccionismo, entrega todo a Dios y deja que Él haga su obra.

4. Actúa en fe no en temor.

En primer lugar, recuerda como llegaste a la familia de Dios. Efesios 2:8a dice, porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe (NVI). No hay otra forma de entrar al cielo más que mediante la gracia. Nunca serás lo suficientemente bueno, y no puedes comprar tu propia entrada. Es un regalo gratuito de parte de Dios.

5. Intercambia tu perfeccionismo por la paz de Dios.

El perfeccionismo destruye la paz. El mensaje de Jesús en Mateo 11:28-29 dice, “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma” (NVI). ¡Qué gran trato!

Vas a fracasar mucho en la vida. Pero no tienes que preocuparte por ello si has recibido la gracia de Dios. De hecho, solo existe un fracaso que temer: “Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios” Hebreos 12:15a (NVI). ¡Recíbela ahora mismo y relájate!

No hay comentarios